Registrarse  |  Chat  |  Buscar  |  Miembros  |  Grupos de Usuarios  |  Login 
Responder al tema
 HISTORIA DE UN HOMBRE 
Extremeño Infiltrao
Forero usual


Registrado: 14 Ene 2007
Mensajes: 44
Responder citando
HISTORIA DE UN HOMBRE
La muerte es solo el primer paso al resto de tu vida

No soy nadie, no soy nada. Esta sociedad me trata como si no existiera, como si mi presencia fuera menos que el viento meciendo las hojas de los árboles. Solo soy un insecto en esta ciudad. Ahora me encuentro en un callejón oscuro y húmedo de las calles de Madrid, sentado en el suelo con un viejo cartón para poder acomodarme algo. ¿Mi nombre?, qué importa, nadie lo sabe, y nadie necesita saberlo. De mi vida, no me quejo. Soy un vagabundo errante que me gano la vida de los restos desperdiciados por los que están por encima de mi. Mi familia son los demás compañeros del callejón. Somos una familia, nos ayudamos los unos a los otros ya que, si no nos ayudamos y nos respetamos entre nosotros, ¿quién nos ayudará? De mi familia auténtica no se nada, al parecer me abandonaron al nacer, de eso ya hace ya 32 años. Fui cuidado por Celia, una anciana encantadora que me cuidó como si fuera su hijo. Ahora ella esta durmiendo cerca mío junto a un fuego que le podido hacer en un bidón de una vieja obra.

Los recuerdos que guardo de esos años no son muchos, he podido conocer gente que me ha cuidado desde que me uní a su comunidad. Los debo mucho, y esperaba que algún día pudiera devolverles tanto recibido, y así fue.
Esa noche era más oscura de lo normal, y ni siquiera el callejón daba suficiente protección contra el frío. Casi todo estaban dormidos a excepción mía y de otros en torno a algunos otros bidones encendidos. Esa noche entraron unos tipos para nada habituales. Iban elegantes de arriba abajo. Entraron con calma, sin miedo a que algunos de nosotros los atracara. Eran 3 y se dirigieron directos hacia un rincón del callejón, hacia donde se encontraba el viejo Xalthus, un hombre de unos 60 años más o menos y que era como un jefe de nuestra sociedad. No sabía mucho de el viejo, pero esos hombres elegantones parecían muy interesados en él.
- ¿Eres tu Xalthus?- preguntó uno de ellos.
- Depende de para quien sea.- respondió el viejo con calma y casi sin alzar la vista hacia los extraños desconocidos.
- Sabes para que venimos, así que no nos lo pongas difícil, ¿de acuerdo?-
- Je, habéis tardado en venir, pero ya sabéis que no podréis conmigo- el viejo seguía sin moverse. Yo ya me empecé a preocupar y me levanté del suelo para dirigirme hacia donde estaba teniendo esa conversación entre los extraños y el viejo.
- Es cierto que contra ti no podemos por las buenas, pero si contra estos desechos sociales- decía uno de ellos a la vez que sacó una pistola que apuntaba directamente hacia un compañero, el cual, al ver el arma, se asustó y no reaccionó.
Xalthus se levantó:- No hagas daño a mi familia, por favor. Os acompañaré-
- Eso está mejor. Nuestro jefe ya nos avisó de que sentías debilidad por esta basura.
Se lo llevaban, y nadie hacía nada. Todos tenían miedo, yo tenía miedo. No habíamos molestado a nadie, ¿por qué le hacían eso al viejo Xalthus? ¿Qué estaba ocurriendo? Según pasaban cerca de mí, algo instintivo, casi animal, me obligó a dirigir mi puño hacia la cara de uno de esos tipos.- ¡Dejad al viejo!- grité y uno de ellos, debido al impacto de mi golpe tan repentino, se conmocionó y aturdió. Por desgracia para mí sus compañeros si pudieron actuar y uno de ellos me sacudió un brutal golpe de antebrazo con el que acabé en el suelo.
- ¡Maldito bastardo! ¡No te interpongas! - decía mientras me pegaba patadas con toda su alma. De mi boca manó sangre y sentí el crujir de algunas de mis costillas dentro de mí. A pesar de los golpes que recibía pude ver al viejo enfrentarse al otro hombre armado y al que yo antes le había pegado. Era increíble cómo se movía, no parecía el anciano por el que le tomaba, sus movimientos eran rápidos y, a mi parecer, efectivos, pues ambos hombres yacían en el suelo con cortes y moratones. El tercero, al percibir la paliza que estaban recibiendo sus camaradas, desenfundó la pistola y disparó contra Xalthus. Tras el disparo, no recuerdo mucho más. Recuerdo que Celia se acercó a mí para atenderme, pero era tarde. Esos golpes tan directos…no habían sido nada buenos para mis órganos internos y sentía que la vida se escapaba de mí.
Como último recuerdo tengo que antes de morir es el de una conversación con el viejo, al parecer el disparo no le dio. “Bien” pensé.
- ¿Cómo te encuentras, muchacho? - me preguntó. En ese momento no podía, pero si la ocasión lo hubiera permitido le hubiera respondido con algún sarcasmo. Pero finalmente dije: - Me duele, creo que no sobreviviré -
- ¿Por qué me has ayudado? No tenías porqué hacer nada, así podrías seguir con vida.
- Es posible, pero tu nos enseñaste… que todos somos una familia… y debemos protegernos,… ¿no es cierto? - Sentía que mi vida se desvanecía mientras pronunciaba esas palabras.
- Cierto… - El viejo cerró los ojos, como si estuviera extrayendo pensamientos de sus recuerdos. Finalmente los abrió y dijo: - ¿Cómo te llamas, muchacho?-
Con mi último aliento dije: - Me…me llamo…
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 2 Horas  
Página 1 de 1  
  
  
 Responder al tema  

Crear foro gratis | foros de Pueblo y comunidades | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps para wordpress ssd en Desafiohosting.com