Registrarse  |  Chat  |  Buscar  |  Miembros  |  Grupos de Usuarios  |  Login 
Responder al tema
 Ingwe, 2º capítulo. 
Bizarri
Máquina de escribir mensajes


Registrado: 15 Ene 2007
Mensajes: 53
Ubicación: Complutum
Responder citando
Capítulo 2.
Una elfa regordeta corría por los pasillos blancos del palacio a mucha velocidad. Estaba exaltada y nerviosa, buscaba sin encontrar, hasta que llegó a un salón medio escondido, ya que el gran palacio era como un gran laberinto, si no lo conocías realmente podrías estar dando vueltas y vueltas sin llegar a ningún sitio. Cuando encontró a quien buscaba, hizo una reverencia rápida y se acercó a toda prisa. -Mi reina, tenemos un problema.-, La reina Yána levantó la vista de sus labores. -¿Otra vez?- preguntó. -Valadil, ¿cuántas veces he dicho que no le quites la vista de encima?- aunque le estaba recriminando, la voz de la reina era cansada, suave y pausada. -Lo siento señora. Tan solo fue un segundo y cuando volví a mirar había salido corriendo.-, -Está bien Valadil, vallamos a donde esté ahora.- La reina y la sirvienta salieron del palacio hacia la parte trasera del gran jardín volante. Había formado un gran revuelo y algunos sirvientes y guardias se arremolinaban en torno a un árbol.
Cuando ya estuvieron entre ellos, al volverse los concurrentes y ver a la gran reina hicieron las reverencias pertinentes. Se acercó un caballero hasta ella y le dijo: -Se ha vuelto a subir al árbol, porque dice haber encontrado un nido y ahora nos toma el pelo diciendo que no bajará hasta que los polluelos salgan de los huevos.-, -Gracias Tancol. Hablaré con ella.-
La reina se acercó hasta el árbol en cuestión, con paso lento, cansado. Apoyó su mano en el tronco del árbol y de repente todos escucharon unos sonidos agudos que pedían comida. De entre las frondosas ramas de la gran encina, aparecieron dos piernas enfundadas en medias blancas y sin zapatos. Y poco a poco una joven fue bajando por las ramas como si se tratara de una escalera fácil de bajar, hasta que llegó al suelo y se puso frente a la reina. La joven vestida de un tono amarillo pastel, llevaba dos trenzas a los lados de la cabeza, librando el rostro de forma que quedara a la vista aquellas facciones tan bellas, de una chica de su edad. Piel clara, ojos verdes y grandes, labios rojizos y carnosos y aquel cabello castaño tan largo.
-Yána, le quitas la emoción a cualquier cosa.-, -Llevo aguantando tus travesuras 15 años, ¿No crees que ya eres mayor Ingwe?-, la chiquilla la miraba divertida, le encantaba seguir siendo una niña y seguir subiéndose a los árboles. –Ya sabes que te castigaré por tu imprudencia. Así que ve a tu estancia y en un rato irá para allá—A Ingwe no le preocupaba lo más mínimo.
Al cabo de media hora la reina apareció en los aposentos de la joven. Se la notaba ya lo anciana que era, pese a que su rostro apareciera liso y sin imperfecciones, había vivido ya miles de años. Su vida había recorrido los caminos más angostos, pues no siempre fue la reina de aquel país, y los caminos más infelices, después de la gran guerra.
La reina ahora era viuda. El rey Anar, murió en batalla, al igual que sus dos hijos varones. Yána se consideraba la culpable, aunque nadie le echase en cara nada, jamás lo habrían hecho, para todo el mundo quedó claro, que el rey se había sacrificado para derrotar a la oscuridad, y que los príncipes habían sido dos pérdidas más. En los tiempos que corren, ningún ser mortal conoce la historia de los príncipes, puede que tan solo lo recuerden la reina y algún que otro elfo más anciano. La reina había profetizado una gran victoria en la batalla de sus hijos, y se había equivocado, cuestión por la que ya no confiaba en su don del todo. Y al Rey le dijo que la única manera de vencer al mal, era sacrificando el bien, por lo que murió. Y la reina, ya no tenía tan claras sus visiones.
La única a la que consideraba familia ahora era a la mortal Ingwe. La joven a la que acogió después de una gran visión apocalíptica. Estaba segura de haber hecho lo correcto llevándosela de los brazos muertos de su madre humana. No conocía quien era el padre, quien habría engendrado a la salvación o perdición con su estirpe. Pero estaba claro que no solo la Reina de Middol quería a la joven con ella.
Ingwe era la gran alegría del castillo, pese a todo, la reina no encontraba un momento de sosegada calma. Un inmortal no se daba cuenta de cómo vivían los humanos. Para Yána, la joven dama a su cargo, vivía el día a día con prisas y de un lado para otro, siempre con curiosidad y persistencia, pero ya estaba acostumbrándose a ese panorama, al fin y al cabo Ingwe era una niña, que crecía y se desarrollaba a un ritmo anormal para los elfos, iba a morir, y necesitaba vivir plenamente mientras tanto.
Ingwe estaba echada sobre su cama, divertida con una mariposa que echó a volar por la ventana, nada más entrar la reina y acercarse. -¿y bien mi reina?, ¿cuál es mi castigo esta vez?-, -Te irás de este palacio.- La joven se incorporó despacio, y dijo: -¿Cómo que me iré?, ¿a qué te refieres?- La reina suspiró y prosiguió, dándole mayor importancia a lo que le iba a decir a continuación. -Vas a marcharte a otro reino, en el que cuidarán de ti por un tiempo, necesito tranquilidad y sosiego en esta casa, por lo menos durante unos meses, hija mía.-, Ingwe vio prácticamente la realidad en ese momento. Yána estaba mayor como para ocuparse de una joven chiquilla alocada, y más teniendo en cuenta si no paraba de darle disgustos. Ingwe se abalanzó sobre la reina y la abrazó mientras le decía: -Yána, por favor, no lo haré más. Lo siento mucho, pero no me mandes lejos de ti. No conozco otras tierras que las que rodean este castillo, jamás he pisado la tierra de otro pueblo, ni más allá de estos muros. No me mandes lejos. Sin ti me moriría.- La reina sintió ablandarse su corazón mas ya había tomado la decisión. –Te irás al castillo del rey Vanwa y su esposa Salmar, allí convivirás con ellos, hasta que hayas crecido lo suficiente como para poder regresar,- Ingwe se separó de la reina y se puso de pie -¿Porqué este castigo? ¿Tan grave es subirse a un árbol? No lo entiendo, me recogiste cuando acababa de nacer, le dijiste a mi madre que cuidarías de mi siempre, y ahora me dejas de lado, me abandonas, ¡me echas de tu castillo como si fuera una basura!- Había empezado poco a poco a levantar la voz hasta casi gritar, aunque a la reina y su oído élfico no le hubiese hecho falta la subida del tono, es más con la simple percepción de la primera palabra, ya notaba el estado de exaltación en el que se encontraba Ingwe.
-No te estoy echando de mi casa. Eres como una hija para mí. Lo único que pido es un respiro a tus travesuras infantiles. ¿Cuántas veces te he pedido que no volvieses a escaparte? No es por subirte a un árbol, no es por querer quedarte allí. Es por no saber durante algunos instantes donde te habías metido. Tú no lo entiendes, tu vida es demasiado importante, y hay muchas personas que querrían hacerte daño, mucha gente haría lo que fuera para provocar una guerra, solo necesitan saber que estás viva, y muchos reinos podrían fracasar en el intento de mantenerte a salvo.- Ingwe estaba estupefacta No sabía que decir, ni si hablar iba a servir de algo. La reina siempre le había tratado con dulzura, jamás la había castigado de una forma semejante, ni había sido fría nunca con sus palabras. Ingwe supuso que así se sentían las demás jóvenes cuando les pasaba eso mismo, luego rectificó sus pensamientos. No, los demás no tenían tiempo de jugar, ella era privilegiada, nació pobre y se crió en un castillo con sirvientes, realmente se había portado muy mal. –Partirás por la mañana, llevarás una carta que deberás entregar a Vanwa y sólo a él. Ahora descansa y prepara tus vestidos para el viaje, será largo.-. Se marchó la reina de la habitación dejando sin habla a la joven que había a los pies de la cama.

_________________
--<-@
Prefiero ser la Reina del Infierno
Que una simple esclava en el cielo.
--<-@
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
  
Bizarri
Máquina de escribir mensajes


Registrado: 15 Ene 2007
Mensajes: 53
Ubicación: Complutum
Responder citando
pues eso, que como veo que no ha creado mucha espectación, mejor lo dejo ya y no os aburro.
ciao.

_________________
--<-@
Prefiero ser la Reina del Infierno
Que una simple esclava en el cielo.
--<-@
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
 Ey, no dejes de escribir!!! (0.0) 
Ana
Un genio en el foro


Registrado: 14 Ene 2007
Mensajes: 194
Ubicación: En mi mundo
Responder citando
Jo, yo me había leído las dos primeras partes... al menos pásame la historia o algo, si no la vas a seguir colgando en el foro...
Un abrazo

_________________
Quien ríe el último,
ríe mejor...
Sonríe, querida
(JOKER)
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Yahoo Messenger MSN Messenger

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 2 Horas  
Página 1 de 1  
  
  
 Responder al tema  

Crear radio gratis | foros de Pueblo y comunidades | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps para prestashop ssd en Desafiohosting.com